44

Dice Moebius en su prólogo a “Escala en Faragonescia”, acerca de ¿El hombre es bueno? una de las tantas historietas de la antología:

“Mi intención era experimentar mis capacidades gráficas al máximo, incluso forzarlas un poco, como las obras maestras de los artesanos. Sólo hay dos maneras de conseguirlo cuantitativa o cualitativamente.

En cuanto a la cantidad, basta con llevar el grafismo hasta un punto que impresione al lector, del tipo “imagen pequeña de una ciudad con todas sus ventanas”. Es algo relativamente fácil. La puse en práctica en La desviación, por ejemplo, donde multipliqué los elementos de lucimiento llenándola de detalles muy trabajados.

La hazaña cualitativa es otra cosa, porque ahí lo determinante es la belleza, la invención, la simplicidad. Es mucho más difícil. La perfección no es fruto de la cantidad de horas consagradas a una página sino de tu maestría técnica”.

Y, agrego yo, cerrando el círculo: la maestría técnica, la gracia, la potencia despreocupada, se adquieren con horas consagradas no a una página, sino a muchas, muchísimas páginas.

déviation